sábado, 13 de diciembre de 2014

Poker de generales en la 2ª Guerra Mundial - Frente Europeo

Poker de generales de la 2ª Guerra Mundial - Patton - Rommel - Montgomery - Bradley - WWII - Historia - el troblogdita - Patton en el fancine - Álvaro García - ÁlvaroGP - @repaci31
Poker de generales de la 2ª Guerra Mundial
Patton / Rommel / Montgomery / Bradley
Historia
el troblogdita - Álvaro García - @repaci31

Hubo tres generales que revolucionaron el arte de la guerra: Montgomery, Rommel y Patton (de menos a más). De la guerra; la propaganda; el  discurso militar y de lo que hoy lo llamaríamos “personal branding” o cómo hacer una marca personal, aunque con ellos más bien sería cómo alimentar tu ego, sobre todo los dos aliados.

Hubo tres… que terminarían siendo cuatro al incorporarse un tal Bradley a este trío de generales, para rematar el poker, pero no nos precipitemos…

Poker de generales de la 2ª Guerra Mundial - Patton - Rommel - Montgomery - Bradley - WWII - Historia - el troblogdita - Patton en el fancine - Álvaro García - ÁlvaroGP - @repaci31
General Patton, película Patton - el troblogdita - el fancine

Escribo esta entrada como complemento para el comentario de la película Patton publicado en el fancine. No pretendo entrar a fondo en ninguno de los protagonistas, tan solo quiero ampliar el comentario de la peli y aligerar el mismo evitando hacer un ladrillo de algo que debería resultar fascinante.

Quien puso las cartas sobre la mesa fue Rommel, en Polonia, demostrando al mundo entero la velocidad con que la Wehrmacht podía actuar combinando líneas ferroviarias y tanques. Había creado la Blitzkrieg: arrollaría en Polonia, se cambiaría de frente sobre la marcha y terminaría en África al frente del todopoderoso Afrika Korps luchando contra los británicos, aguantando a los italianos (parcheando todas sus carencias) y resistiendo como un león herido la llegada y avance infrenable americano mientras dosificaba, con cuentagotas, cada gota de combustible para sus tanques.

Pero decía que fueron tres personas/personajes (llegó un momento en que no se podían separar el uno del otro en los tres casos) que mantuvieron diversos pulsos a lo largo y ancho del III Reich (frentes africano y occidental).

Primero describiré brevemente la personalidad de cada uno de ellos, para poner las piezas sobre el tablero y comprender después la partida (que veréis también en la película Patton).


Poker de generales de la 2ª Guerra Mundial - Patton - Rommel - Montgomery - Bradley - WWII - Historia - el troblogdita - Patton en el fancine - Álvaro García - ÁlvaroGP - @repaci31
Generalfeldmarschall Rommel - Película: Patton - el troblogdita - el fancine - Álvaro García - @repaci31
Generalfeldmarschall Rommel (algo así como General – Mariscal de Campo): oficial prusiano de la vieja guardia de la Wehrmacht. Decir esto es decirlo todo a cerca de cómo será su carácter y su personalidad. Marcial, honrado, digno soldado, férrea voluntad, moral inquebrantable, admirador romántico de las virtudes y los valores de la nobleza incluso trasladados al campo de batalla. Fiel para con Alemania aunque no creyera en el nazismo.

Vaya por delante que no era nazi, era militar. Es cierto que llegó a convertirse en el ojo derecho de Hitler, pero lo hizo por su capacidad como estratega, por su ingenio y su agudeza militar. Sin embargo fue contrario al régimen nazi. Sirvió a Alemania y sirvió a su ejército, pero sin el componente ideológico característico de las Waffen SS (tropas nazis simplificándolo mucho).

Gozó de admiración dentro de sus propias filas y también entre los aliados. Tras Polonia llegó a África con la vitola de Campeón y en las arenas del desierto se forjó la leyenda de omnipresencia apareciendo al instante en todos los frentes y abriendo nuevas brechas en las líneas aliadas. Su “pero” era la gran cantidad de combustible diésel que consumía con su guerra relámpago.

Si Hitler le hubiera hecho caso, la Alemania nazi nunca habría perdido África (con sus plantas petrolíferas) y habría sido capaz de rechazar y devolver al mar a los aliados en el Día D.

Rommel libró batallas en todos los campos. A favor de Alemania: siempre, de los nazis: nunca. Y esto le costó la vida. Formó parte de la resistencia antinazi dentro del Alto Estado alemán, jugó una partida a vida o muerte y murió. Siempre con Honor y Dignidad.

Decía antes que era admirado en ambos bandos, y cierto es. Rommel, el zorro del desierto es el claro ejemplo de un héroe supranacional que combate en el bando equivocado.

Saltamos al bando aliado y empezaré presentando al General - Field Marshall Sir Bernard Montgomery (los cuatro irán ascendiendo y cosechando condecoraciones conforme avance la guerra). El más controvertido de todos los participantes.

Poker de generales de la 2ª Guerra Mundial - Patton - Rommel - Montgomery - Bradley - WWII - Historia - el troblogdita - Patton en el fancine - Álvaro García - ÁlvaroGP - @repaci31
Field Marshall Sir Bernard Montgomery - Película: Patton - el troblogdita - el fancine - Álvaro García - @repaci31

Mimado y timorato. Durante mucho tiempo mi general preferido por su labor al frente del VIII Ejército británico (benditas Ratas del Desierto). Con el tiempo he comprendido, conforme he ido estudiando el tema, que no era la gran figura que el decadente Imperio Británico quiso dar a conocer y sí fue un comodín para Churchill a la hora de limar la autoridad de sus aliados americanos barriendo para casa: el perfecto peón. Y esto lo convirtió en mimado y caprichoso. Monty era vanidoso (amén de gran estratega) y una “prima donna”. Supo culebrear en los despachos, mover hilos políticos y avanzar con sus tejemanejes lo que nunca habría avanzado con sus tanques. Lo que hoy llamaríamos "un trepa".

África, Sicilia, Francia… Siempre la misma historia. Pisaba a Patton en los despachos para luego necesitarle al atascarse con sus tanques. Le quitaba del primer plano para ser el protagonista pero su extrema preocupación por no perder batallas le impedía ganarlas. Tenía un don: no dudaba en tirar de todos los contactos políticos necesarios para que ataran a Patton y tampoco dudaba en coger la radio y llamar al americano cuando se metía en un atolladero.

La anécdota más curiosa es la de su indumentaria (y la de sus propias tropas: las Ratas del Desierto) cuando se enfrentaron a la desesperada, no solo a italianos y alemanes si no también al clima inclemente ataviados con ropas no adecuadas para el desierto. Los soldados caían por deshidratación más que por las balas del Eje. La carencia de materiales transpirantes y la imposibilidad de recibirlo hizo que tomara la iniciativa (acertada) de permitir a sus soldados seguir su ejemplo de usar algunas prendas civiles y prescindir de un uniforme que podría costarles la vida.

Esto en África, que en Francia les pudo costar la guerra a los aliados llegando a cotas de incompetencia insospechadas. Pedir prioridad para ser el protagonista del avance, no cumplir los plazos estipulados (ni en el tiempo ni en el espacio), eludir enfrentamientos con las tropas alemanas, escurriendo el bulto. A veces pienso cómo pudieron ganar la guerra con tipos como este. Claro que no había más que mirar al otro lado de las líneas y y la explicación caía del cielo...

¿Qué pasaba mientras tanto en el resto de la guerra europea? (del Pacifico hablaremos otro día).

Hitler enloquecido y negándose a ver la realidad, la flor y nata de la población alemana a medio metro bajo tierra. Un país arruinado, bombardeado, derrotado, humillado y defendido ahora por niños y ancianos. Las democracias occidentales avanzando "de aquella manera" por el oeste y una horda soviética, a modo de plaga de langostas, ocupan, asolan, trituran y queman todos los territorios desde Moscú hasta las proximidades de Berlin. No está de más recordar que los soviéticos tenían un cuerpo especial del NKVD que velaba porque no se produjeran deserciones ni retiradas, se colocaba por detrás de las líneas propias y a todo el que no avanzaba (no menciono a los que huían) les fusilaban por la espalda. 

Mención especial para el trato que los soldados comunistas concedieron a las mujeres de los territorios que iban ocupando: 2.000.000 de mujeres violadas por los soviéticos (casi el 90% de las mujeres en edades comprendidas entre 9 y 55 años fueron violadas, algunas hasta 30 veces en un día antes de terminar (las más afortunadas) en una fosa común, con un tiro en la nuca). Esto las alemanas, que las soviéticas (en el ejército rojo también combatían mujeres y tampoco ellas se libraron) y aliadas, simpatizantes, antinazis y/o comunistas que salieron a recibir a las tropas rojas corrieron exactamente la misma suerte. Madres, hijas, abuelas, monjas, soviéticas de uniforme... daba igual.

Esto pasaba en Europa Central y en la Europa del Este mientras los políticos occidentales jugaban a guiñarle el ojo a Stalin esperando que el comunismo no se desbordara por Europa, cosa que empezaba a suceder en el norte de Italia y sobre todo en Grecia.

Los franceses no dudaron ni un minuto en clavar un puñal en la espalda a los aliados, sobre todo a los americanos, precipitando la toma de París a manos de De Gaulle (lo que casi da pie al comienzo de una guerra civil entre franceses (porque los comunistas querían hacerse con el poder). Esto provocó un retraso mayor en el avance aliado hacia Berlín, provocó un segundo abandono y traición a Polonia (antes sin enfrentarse a los nazis, ahora sin frenar a los comunistas) y cómo no, rencillas ya no solo entre los generales aliados si no también entre sus presidentes: no fue un trago nada fácil para Eisenhower tenérselo que comunicar a Roosvelt.

Todo esto lo conocía Montgomery, quien sabía escurrir el bulto como nadie y para colmo llevarse los laureles: todo un tipo este Monty.

Y por fin, volvemos a los generales, después de este paréntesis explicativo para contextualizar la situación.

Poker de generales de la 2ª Guerra Mundial - Patton - Rommel - Montgomery - Bradley - WWII - Historia - el troblogdita - Patton en el fancine - Álvaro García - ÁlvaroGP - @repaci31
Patton - Película: Patton - el troblogdita - el fancine - Álvaro García - @repaci31

El tercero en disputa era Patton, el General Patton. Arrogante por naturaleza.

Estratega y sobre todo poseedor de dos cualidades a destacar: amante de la Historia (lo cual llegó a condicionar incluso alguna de sus maniobras buscando ceñirse a los clásicos) y profundo anticomunista. No quería dar por zanjada la guerra en Berlín. Él abogó una y otra vez que, tras rendir a los nazis, se depurara el ejército alemán, rescatar a la Wehrmacht (recordemos que no era un cuerpo nazi) y marchar sobre Moscú para evitar mal terminar la Segunda Guerra Mundial y crear un monstruo como aliado que con el tiempo se convirtiera en la mayor amenaza jamás conocida por los pueblos libres y democráticos.


Según Patton, permitir que Stalin expandiera las fronteras de la Unión Soviética hasta el corazón de Europa (Alemania) era un peligro, y el tiempo le dio la razón


Patton era contundente y no encajaba en el concepto de lo políticamente correcto: de ahí que chocara de frente con sus aliados británicos y parte de su propio Estado Mayor. Militar de West Point y uno de los primeros defensores del tanque como punta de lanza en el s. XX.

Si tubo enemigos es porque era fiel a su bandera, a su Nación y a sus principios por igual. Tenía los dos objetivos propios de cualquier militar democrático de su época: terminar con los nazis (lo logró) y terminar con los comunistas (no se lo permitieron).

Su mayor enfrentamiento fue contra los políticos. Se quejaba de que fueran ellos los que comenzaban las guerras por incompetencia política y tiraran después de los diplomáticos para terminar recurriendo a los militares para que solucionaran lo que habían descarrilado. Pero lo que no soportaba era que para colmo, una vez comenzado un conflicto, metieran las narices en el terreno militar torpedeando a sus propios generales con tejemanejes políticos. Tampoco tenía pelos en la lengua y en la película veremos cómo una y otra vez meterá la pata al hacer declaraciones a la Prensa. Una prensa que no dudará en saltarse los aspectos confidenciales (hoy sería "OFF") y publicar todo lo que Patton escupía por la boca.

A pesar de ser el verdadero artífice de la derrota de Rommel en África, fue ninguneado en Sicilia (el plan de invasión original era suyo) a favor de Monty y en Francia casi ni participa por culpa del inglés. Querían dejarlo en retaguardia para confundir a Rommel (sí, el mismo Rommel de África). Y es lógico, ni Rommel ni nadie en sus cabales podría pensar que los aliados lanzan la mayor ofensiva prescindiendo de su mejor General.

Poker de generales de la 2ª Guerra Mundial - Patton - Rommel - Montgomery - Bradley - WWII - Historia - el troblogdita - Patton en el fancine - Álvaro García - ÁlvaroGP - @repaci31
Bradley - Película: Patton - el troblogdita - el fancine - Álvaro García - @repaci31


Ya he comentado los tres generales, pero dije antes que había un cuarto: Bradley. Casualmente su segundo en la primera parte de la guerra. En África y en Sicilia. Logró ganarse la confianza de Eisenhower y ponerse al frente de la ofensiva aliada en el desembarco en Normandía en las playas de Utah y Omaha y la marcha hasta Berlín. Relegó a Patton, para evitar la lucha de egos con los británicos y no dudó en rescatarlo para parchear poniéndolo de coche escoba para que fuera barriendo los errores de los demás.

Estos son los cuatro generales de mi poker y este es (de modo muy reducido y sin entrar en materia) el contexto de "la partida" que jugaron.

1 comentario:

  1. Muy bueno, perfecto resumen de la situacion y de los personajes. Enhorabuena

    ResponderEliminar