miércoles, 21 de mayo de 2014

Aquellos maravillosos Años 80 - 6 El Señor de los Anillos

Esta película fue mi primer acercamiento a El Señor de los Anillos, y casi el último


El Señor de los Anillos - JRR Tolkien - Ralph Bakshi - 1978 - el fancine - el troblogdita
El Señor de los Anillos - JRR Tolkien
Película de Ralph Bakshi - 1978
el fancine - el troblogdita
Recuerdo, como si fuera ayer, una de esas tardes de cine en familia. Puedo recordar que tendría en torno a los cinco años, el cine estaba ubicado en la Plaza de los Cubos en Madrid, cerca de Plaza de España. Y recuerdo que íbamos a ver una película de la que me hablaba mi hermano con devoción. Mis padres, mis hermanos... toda la familia.

Recuerdo también, con una sonrisa, cómo me fui hundiendo en mi butaca sintiendo por primera vez miedo mientras veía una película de dibujos animados. Aquello no era para mí, no era lo que yo acostumbraba a ver. Salí echando pestes del cine deseando olvidarla.


Con el paso de los años cambió todo. Mi hermano me regaló un libro que cambiaría mi vida de un modo definitivo


Acababa de leerme El Hobbit y me había encantado la historia. Él me dijo que si quería seguir leyendo sobre Gandalf y compañía me leyera un libro que me iba a prestar (muchos años después me lo regaló). Y ahora viene mi mejor recuerdo: largas, larguísimas horas metido en la cama después de cenar apurando la caída de mis párpados hasta caer rendido leyendo. Por aquel entonces adopté un hábito que mantengo ahora, leer siempre antes de dormir y adelantar un poco el despertador (siempre lo he llamado: "Jack el despertador") para volver a leer antes de levantarme por la mañana.

Supertramp - El Señor de los Anillos - JRR Tolkien - Ralph Bakshi - 1978 - el fancine - el troblogdita
Supertramp - Brother where you bound
Mi banda sonora particular
para cuando leo El Hobbit
En aquellos días recuerdo que ponía un vinilo de fondo, ambientando la lectura, (recuerdo perfectamente qué escuchaba: Brother where you bound, de Supertramp (sigo escuchándolo cuando leo El hobbit)). Uno es un "animal de costumbres..." aunque ahora uso un CD (los tiempos cambian).

Decía que aborrecí la película, y cierto es. Pero la lectura del libro me abrió los ojos a un nuevo mundo, la Tierra Media... Pero más aún, me descubrió la Lectura. Leer a Tolkien y terminar siendo filólogo no sería más que una "casualidad" lógica en una persona que gusta de observar lo que le rodea para después plasmarlo por escrito.

No he encontrado ninguna lectura de Literatura Fantástica que se haya acercado, ni de lejos, a la calidad de la obra de Tolkien. Pero reconozco que tengo un condicionamiento que juega a favor del gran profesor, lea lo que lea, sea nuevo o antiguo, excelso o vulgar, ninguna lectura que haga por el resto de mis días me hará sentir lo mismo que hizo El Señor de los Anillos porque cuando lo leí, iniciaba un camino, atravesaba cada noche el espejo, como la Alicia de Lewis Carrol, entraba dentro de la novela, como Bastian en La Historia interminable, abría los ojos y me sentía hipnotizado cual Mowgli en El libro de la selva... y sentía cómo el mar mecía mi cama buscando el Monte del Destino como quien busca a Moby Dick...

Años después volví a ver la película. Decenas de veces (domingos por la mañana). En una copia pirateada que se perdía el audio, estaba rayada de tanto verla y no la salvaba ni el tracking. Un poco más tarde mi cuñada me regaló la cinta de VHS que aparece en la foto, junto al libro que me regaló mi hermano y pude volver a verla. Para mi desgracia, no la encuentro en DVD, ¡está descatalogada!

No puedo negar que la aparición de las películas de Peter Jackson trituraron la memoria de la versión de Ralph Bakshi, pero nunca borrarán su encanto.

El Señor de los Anillos, y El Hobbit, fueron mis lecturas iniciáticas. Decía que ninguna lectura fantástica los igualará, y es cierto, pero no menos cierto es pensar que a todas leeré con avidez gracias a aquella primera lectura y gracias también a la generosidad de mi hermano, quien, sin saberlo, me hizo el mejor regalo que jamás me haya hecho nadie en toda mi existencia: me regaló "mi modo" de entender la vida.

Que no es poco...

Pd: Otra cosa "friki" os contaré... a modo de anécdota. En uno de mis muchos, muchísimos viajes al Reino Unido amanecí una mañana de sábado escuchando un programa de la BBC Radio en el que unos actores estaban interpretando radiofónicamente El Hobbit. Ni que decir que dispongo de una copia de aquel programa y que dura exactamente lo que tardo en viajar de Madrid a Lugo, y como suelo hacer ese viaje una o dos veces por año... ¿imagináis qué voy escuchando en el trayecto? Tres CDs, aunque el tercero se ha estropeado :(


-------------


Lecturas relacionadas con "Aquellos maravillosos Años 80":

No hay comentarios:

Publicar un comentario