domingo, 29 de diciembre de 2013

El Capitán Alatriste

El capitán Alatriste - Arturo (y Carlota) Pérez-Reverte - Ed. Alfaguara - ÁlvaroGP - Álvaro García - el troblogdita
El capitán Alatriste
Arturo (y Carlota) Pérez-Reverte - Ed. Alfaguara
ÁlvaroGP - Álvaro García - el troblogdita


El Capitán Alatriste
Arturo (y Carlota) Pérez-Reverte
Editorial Alfaguara

Cuando al “¡Cierra, España!” el tambor redoblaba
Cuando al ondear la bandera, Europa temblaba
Cuando Toledo se conocía por el acero que templaba

Cuando el mundo por montera no era fanfarronada
Cuando la sangre hervía por una mala mirada
Cuando se limpiaba la honra a estoque y espada

Cuando nuestras letras abanderaban un Siglo de Oro
Cuando los artistas pintaban con gustoso decoro
Cuando con nobleza se agasajaba a la piel de toro

Cuando orgullosos marchaban sin tacha los Tercios
Cuando su gloria regalaban a dirigentes necios
Cuando de enemigos sembraban las costas de pecios

Cuando austeros ceñían sombrero de ala ancha y capa
Cuando vino bebían y de jamón y queso era la tapa
Cuando empuñaban espada por el Rey y por el Papa

Cuando victoriosos venían los Héroes de Flandes
Cuando arrogantes sus mandos de España eran Grandes
Cuando su fama alcanzaba Madrid, Manila y los Andes

“Cuando” Arturo Pérez-Reverte mojó la punta de la pluma en tinta y se decidió a dar cuerpo y alma a Diego Alatriste regaló a la Literatura española uno de los personajes más alabados del siglo XX.

Un Diego Alatriste que le sobrevivirá y con el tiempo su fama alargará, al ser germen de una saga que rescata lo más florido y hermoso de la novela histórica romántica. Un género poco cultivado en España, rica en Historia, prolífera en ficción, pero parca en figuras heroicas y personajes de renombre.

Desde que el más grande acabara de un plumazo con los romances de caballerías dando paso a la novela, tal y como hoy en día la conocemos, no ha habido en España un autor capaz de esgrimir argumentos que ensalcen a un personaje a través de sus actos como lo ha hecho Pérez-Reverte al crear a Alatriste… Para nuestro deleite.

Arturo… Y Carlota, su hija. Desconozco en qué medida influyó en su padre para incitarle o ayudarle a escribir El capitán Alatriste, pero ya en la solapa del primer libro la menciona como coautora del mismo, mientras estudiaba 8º de EGB. Eso es educación, ¡voto a bríos!, cuantos genios se perderán hoy en día en el botellón.

Un Arturo capaz de escribir en sus ratos libres en las largas jornadas de reportero de guerra, volviendo incluso a rescatar la costumbre decimonónica de escribir novela por entregas en un periódico de tirada nacional, reuniendo todos los ingredientes para convertirse en un romántico de pura cepa, y quedan pocos: ¡doblo el voto a bríos!

El Capitán Alatriste conjuga todos los elementos necesarios para ser una de mis lecturas recomendadas, (a mí me fue recomendada por mi amigo José María). La capa y la espada, tal como defendiera Umberto Eco en el Congreso Internacional: Narrare la Storia en la ciudad de Mantua, en noviembre de 2002, refiriéndose a Dumas: “El romance de capa y espada elige un pasado “real” y reconocible y lo puebla de personajes registrados en la enciclopedia, (…), a los que les hace cumplir un papel que no registra la enciclopedia, (…), pero que tampoco la contradice”. Mención obligada a Eco, (quien tendrá su propio espacio en este rincón), que no creo desagrade a Pérez-Reverte por cuanto creo que lo estimará, y no menciono a Dumas, a quien seguro ha devorado en su infancia por el estilo que destila sin recurrir a El club Dumas…

Y si lo decía Umberto Eco, poco más tengo yo que aportar, salvo mi opinión, y tratándose de mi rincón, me extenderé un par de párrafos…

Se trata pues de literatura para entretener, y vaya si entretiene, vuelvo a recordar al amigo que me la recomendara, (¡redoblo el voto a bríos!), copa de vino en la siniestra, libro abierto en la diestra leyéndonos, (el plural delata a una audiencia concurrida), pasajes de la obra, párrafos enteros, insuflando el ardor patriótico de los protagonistas, y encendiéndome la necesidad de comerme a Alatriste por los pies.

Esto en cuanto al texto.

Porque el contexto no desmerece…

Al hablar de Kipling (El libro de la Selva) mencioné su vida dentro del Imperio Británico. Arturo Pérez-Reverte no vivió esa etapa pretérita, (seguimos descubriendo que aún no hemos tocado fondo), pero la describe como si hubiera peleado codo con codo con el capitán. Su manera de ambientar la Villa y Corte de la época, esos paseos por el Madrid de los Austrias, ese costumbrismo desbocado que hace que entendamos a la perfección las escenas en La taberna del turco, ese orgullo altanero del español descarado: castellanos sobrios, (en sus dos primeras acepciones según la RAE, la tercera… A veces), espartanos, de mirada templada y mano ligera, de verbo escueto y certero: como su acero.

Poco más diré del contexto, para eso los versos improvisados que emanaban de mi persona mientras tamborileaba en el teclado buscando unas palabras para comenzar esta presentación.

Y con tanto Alatriste, tantos Tercios, tanta Villa y Corte y tanto pasado, me vais a permitir que lo diga para terminar, porque si no, reviento:

sábado, 28 de diciembre de 2013

Peli comentada en El fancine: El Hobbit, La desolación de Smaug

El Hobbit - La desolación de Smaug - El fancine - El troblogdita
(Peter Jackson, 2013, USA-Nueva Zelanda)


Artículos relacionados:

Trailer de El Hobbit, La desolación de Smaug
Va a ser cierto que soy friki de Tolkien
Sobre Tolkien y El Hobbit

viernes, 20 de diciembre de 2013

¡Feliz Navidad!

Feliz Navidad para todos ;)

lunes, 16 de diciembre de 2013

Shakespeare’s Head - London

Shakespeare’s Head
29 Great Marlborough Street
Londres, Inglaterra
Reino Unido
+44 087 19843376

Shakespeare's Head - London - El troblogdita - el gastrónomo - Restaurante en Londres - Restaurant in london - ÁlvaroGP - Álvaro García - SEO
Shakespeare's Head - London - Restaurante en Londres
El troblogdita - el gastrónomo

Acabo de volver de Londres y he de reconocer que tiene Pubs, unos cuantos, y de entre ellos, algunos con solera que se han convertido en sitios de obligada visita, al menos una vez, por el prurito de haber estado.

La cabeza de Shakespeare” es uno de estos sitios, situado en Marlborough Street, en Carnaby Street, una vieja gloria que a fuerza de renovarse ha perdido su identidad (transgresora y gamberra) pero sigue guardando el encanto de su arquitectura y cuando no, 

Shakespeare’s Head consta de dos plantas en las que conviven el “pub” y la taberna.

Según entras en el pub hay unas escaleras estrechas, a mano derecha, que llevan a la taberna en la primera planta, un sitio entrañable, cálido e iluminado de tal modo que la atmósfera oscura centra su foco de calor en una chimenea que, por lo general, se mantiene encendida.

La carta es más bien escasa, fiel reflejo de la gastronomía británica, pero dentro de esa escasez, encontramos los platos más característicos de las islas, y de entre todos, destaco el clásico “fish & chips”, que no es otra cosa que bacalao, (en algunos sitios ofrecen también merluza y otras variedades), rebozado, patatas fritas, “chips”, es decir, patatas gruesas, para entendernos, las de la foto, que las finitas serian las “french fries”, es decir, las del Burger King.

En Londres hacen el bacalao con algún tipo de aceite vegetal, los mas avezados se atreverán a ir a la costa, allí encontraremos las mismas comidas, (y cuando digo las mismas, me refiero a "las mismas"), pero cocinadas con sebo, sí, sebo, que no es recomendable para una dieta diaria, pero como excepción, y siempre “open minded”, resulta curioso por empalagoso, y sabroso hasta decir basta. Claro que es un modo ideal de evitar que se cuarteen los labios, te comes un “fish & chips” con sebo y tendrás una película de grasa protegiéndote los labios por todo el día.

En definitiva, os recomiendo este pub tradicional, os ayudará a meteros en el ambiente londinense, y si la comida no os convence, que creerme, es bastante buena teniendo en cuenta que se trata de Inglaterra, siempre quedaría el piso de abajo y su interminable cerveza.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Baden Powell, Mafeking, El libro de la Selva y el movimiento Scout

Familia, Disciplina (ambas con mayúscula), superación, responsabilidad y educación. Pilares de El libro de la Selva, de Rudyard Kipling, nacido en la India en 1865, tal cual explicaba en mi anterior artículo.

El libro de la Selva y el movimiento Scout - ÁlvaroGP - el troblogdita - Grupo Scout Kimball 110 - Scouts de España
El libro de la Selva y el movimiento Scout
ÁlvaroGP - el troblogdita - Grupo Scout Kimball 110 - Scouts de España

Aquí es donde se entronca su historia literaria con la de los Scouts, movimiento creado por Sir Robert Stepheson Smith Lord Baden Powell of Giwell (para los scouts: BP) en un momento de extrema necesidad.

Junio de 1899, (damos un salto en el tiempo y en el espacio para llegar a otro rincón del Imperio Británico: Sudáfrica), recién empezada las Guerras de los Bóer, nos encontramos en la batalla de Mafeking.

Baden Powell lidera una tropa de setecientos hombres, cuatro cañones y unas pocas ametralladoras frente a ocho mil guerreros pertrechados que se disponían a arrasar el lugar de MafekingBP los retuvo hasta mayo de 1900, hostigándolos en incursiones esporádicas haciendo fuerte su teoría de “no hay mejor defensa que un buen ataque”.

Mil hombres. Había también mujeres, nativos neutrales y niños. Pero fueron llevados a sitios seguros en busca de protección lejos del asedio al que se iban a enfrentar. Sin embargo hubo un grupo de niños que se resistían a la evacuación y se ofrecieron voluntarios para cualquier misión que se les encomendara, y así B.P. decidió alistarlos, confiar en su sentido de la responsabilidad y entrenarlos como enlaces (fundamentalmente) entre posiciones. Y los bautizó: Scouts (exploradores), y fue así como sirvieron a la causa y sin saberlo formaron la primera tropa Scout de todos los tiempos. Y les dio un lema: “Siempre listos”.

B.P. defendió a capa y espada esta decisión. Lo hizo alegando que cada cual es útil en la medida de sus posibilidades, y más en tiempos de guerra.

Terminada la guerra, al cabo de un tiempo el movimiento Scout fue tomando cuerpo y se formalizó su constitución en 1907. Primero en el Reino Unido, hoy en todo el mundo.

Cuál sería la carga didáctica de El libro de la Selva que el movimiento Scout lo seleccionó como libro de cabecera para instruir a los más pequeños en los valores fundamentales para el ser humano. Dentro de la distribución de los Scouts, separados por edades, los "lobatos" (8-11 años) se rigen por este libro, sus Scouters reciben nombres de sus personajes constituyendo una "Manada", distribuyéndose en seisenas y a las órdenes de Akela, el jefe de la manada.

En cualquier caso es indiscutible el profundo valor de ésta obra, recomendable como lectura para cualquier edad y más aún a lectores noveles, para que aprendan a saborear un buen libro.

Coincidencias a parte, parece ser que BP y Kipling se conocían, algunos dicen que eran amigos y los más defienden que ambos pertenecían a la masoneríaEl anecdotario Scout es interminable. La "supuesta" y nunca demostrada relación con la masonería de BP, su expansión mundial, su protagonismo en las guerras, fundamentalmente la 2ª Guerra Mundial, su labor solidaria, su pedagogía, el saludo, la pañoleta, la flor de Lis, datos, datos y datos... Y son pocos, de un tema que bien merece una bibliografía entera.

Pese a quien pese, el movimiento Scout tiene un origen profundamente militar, o paramilitar, según se vea. De ahí su uniforme tradicional de color "caqui", (excepto en países, como España, que mediados los '90 adoptó una indumentaria impropia que hizo que perdiera buena parte de su identidad), su distribución en unidades (castores, manada de lobatos (seisenas), tropa Scout (patrullas), esculta, clan rover y scouters). Su promesa, pañoleta, vela de armas previa a la promesa, saludos y muchos datos más.


El libro de la Selva y el movimiento Scout - ÁlvaroGP - el troblogdita - Grupo Scout Kimball 110 - Scouts de España
Mi pañoleta. Grupo Scout Kimball 110 - Madrid - El troblogdita ÁlvaroGP
---------------------------

Flor de Lis - Escudo Scout - Grupo Scout Kimball 110 - Scouts de España - El troblogdita - ÁlvaroGP
Flor de Lis - Escudo Scout
Grupo Scout Kimball 110 - Scouts de España
El troblogdita - ÁlvaroGP

Artículos relacionados:
El libro de la selva
Aquellos maravillosos años 80 - 2 Grupo Scout Kimball 100
Aquellos maravillosos años 80 - 3 Snoopy

miércoles, 11 de diciembre de 2013

El libro de la Selva

El libro de la Selva - Rudyard Kipling - Scouts - Kimball 110 - El troblogdita - ÁlvaroGP
El libro de la Selva
Rudyard Kipling
Scouts - Kimball 110
El troblogdita - ÁlvaroGP

El libro de la Selva
Aventuras de Mowgli
Rudyard Kipling

Premio Nobel de Literatura
Editorial Gustavo Gili, S.A.


El libro de la selva es el libro de cabecera de la manada del movimiento Scout. Esto, sin más, serviría como presentación para esta lectura. Pero para hacerme entender, mejor será que explique quién era Kipling, el por qué del “Sir” y si tenéis paciencia dedicaré un nuevo artículo al origen de los scouts y su íntima relación con el libro.

Joseph Ruyard kipling es un autor británico nacido en la India en 1865, época (conviene recordar) en que el Imperio Británico era todavía un Imperio. Remarco este aspecto pues la llegada de la Commonwealth no tendría lugar hasta 1926, tras la 1ª Guerra Mundial y el carácter de Imperio marca mucho, nos marcó a los españoles cuando lo fuimos, y marcó a los británicos cuando nos tomaron el testigo. Esto explica que naciera en la India y fuera británico.

Fue un poeta notable y gran escritor, reconocido en su tiempo (cosa poco frecuente) y respetado en todo el Imperio. Merecedor de muchos premios y distinciones: se le ofreció la Orden del Mérito, ser Poeta Laureado e incluso se le quiso investir como Caballero de la Orden del Imperio Británico (incluido el título de "Sir"). Sin embargo declinó todos los títulos y reconocimientos salvo uno: el Premio Nobel de Literatura.

Vivió gran parte de su infancia en Inglaterra, años prósperos y útiles para su formación que sin embargo harían mella en su personalidad pues añoró su India natal desde que partiera hacia las islas.

Pero ciñámonos al texto, es decir, a El libro de la Selva.

Enmarcado en El libro de las tierras vírgenes, Kipling se atreve a profundizar en lo más íntimo y profundo del sentimiento humano, arrancando al personaje principal (Nathoo) cuando no es más que un bebé y sumergiéndolo en una selva que lo cuidará, criará, enseñará, y hará madurar a base de golpes y sin sabores propios de un niño en un medio extraño en el que el ser humano es observado y temido por tratarse del menos “humano” de los seres.

Y digo “Nathoo”, que no Mowgli (la rana) pues ése era su nombre hasta que fuera acogido por los lobos de la manada y aceptado como un hermano más.

Mowgli (en lo sucesivo) será protegido y enseñado por los lobos, de entre los cuales cabría destacar a Akela, el jefe de la manada, sabio, sensible e inteligente, capaz de ver más lejos (en el tiempo) de lo que pueden ver sus semejantes.

Cazar, sobrevivir… Como una fiera, entre fieras. Y de muy diverso pelaje, pues hablo de lobos, pero éstos no serán los únicos personajes que aparezcan. Kipling hace casi un estudio pormenorizado de los diferentes grupos de animales que existen en la selva, mamíferos, reptiles… Y lo que es aún más difícil, los va clasificando en grupos diferentes conforme a los estereotipos de la época (que no distan demasiado de los actuales) y otorgándoles diferentes rasgos de personalidad en función del grupo al que pertenecen.

De sobra conocemos a estas alturas a los animales que Kipling personifica en El libro de la selva, el oso Baloo, la serpiente Kaa, Bagheera la pantera, los monos Bandar-log, el tigre Shere Khan… Conocidos (en gran medida) gracias a la película de Disney.

Prosopopeya donde las haya, Kipling usa con destreza éste recurso, ofrece características humanas a los seres no humanos que cunden en proporción de 99 a 1 en su obra. Humaniza hasta el extremo a los personajes, exprime hasta el último rasgo de sus personalidades para ir identificando a diferentes sectores de población con cada una de las tribus, clanes y manadas que se van sucediendo en la obra literaria.

Lo cierto es que este libro es un auténtico manual de educación, de “maduración”. Mowgly tendrá los mejores maestros que podría alguien desear: Bagheera, Baloo, Akela, cada uno de ellos sabrá transmitirle una serie de valores que le acompañarán para el resto de sus días. Valores que contrapuestos a los que le enseñen otra serie de personajes con los que convive, Kaa, los monos, y el propio Shere Khan, aglutinan todas las ramas de la sabiduría popular, todos los valores y contravalores que en definitiva constituyen una sociedad, (irónico teniendo en cuenta que serán las fieras las que se los enseñen).

Mowgly entenderá el valor intrínseco de la familia. Estadio nuclear de la sociedad. Enseñanza que le llegará por los lobos de la manada que le admiten como hijo y hermano.

El valor del respeto a los mayores, en la figura de Akela, Baloo y Bagheera. A los mayores, a los maestros y a aquellos que nos dan un coscorrón para enderezar un entuerto, y a menudo, le duele más al que lo da que al que lo recibe.

El valor de la amistad, básica, que yo elevaría casi al mismo peldaño que al de la Institución de la familia, quizás a un peldaño por debajo, pero solo uno. Lealtad, nobleza de acto y de pensamiento, sinceridad…

La disciplina, interna y externa, al conocer a los elefantes, una disciplina lógica y natural que hace que las cosas más triviales gocen de pleno sentido en un orden establecido por los mimbres de cualquier sociedad no anárquica. (Para ilustrar éste aspecto, Kipling contrapone a los elefantes con los gorilas rojos, perdón, los orangutanes rojos que viven bajo la dictadura de la Anarquía, el caos y el desorden).



Lecturas relacionadas:

Baden Powell, Mafeking, el libro de la selva y el movimiento Scout
Aquellos maravillosos años 80 - 2: Grupo Scout Kimball 110

lunes, 9 de diciembre de 2013

7ª edición de La Liga de la Publicidad

La Liga de la Publicidad - Competición Universitaria - Capítulo Español de la IAA - Álvaro García - Director General IAA-Spain - Álvaro García - El troblogdita - IAA Spain - Arroba/ - Arroba Digital - Daniel Casal
La Liga de la Publicidad - Competición Universitaria - Capítulo Español de la IAA - Álvaro García - Director General IAA-Spain - Álvaro García - El troblogdita - IAA Spain - Arroba/ - Arroba Digital - Daniel Casal

El Capítulo Español de la IAA (International Advertising Association) lanza la 7ª edición de La Liga de la Publicidad, de la mano del Banco Santander.

Competición Universitaria para estudiantes de tercer y cuarto curso de los Grados de Publicidad, Comunicación, Diseño y Relaciones Públicas de las cuatro universidades madrileñas que presentan equipos: Complutense, Nebrija, Camilo José Cela y Francisco de Vitoria. Los equipos tendrán que competir para satisfacer el briefing presentado por el Banco Santander.

Este año, además, "La Liga" cuenta con dos colaboradores excepcionales: el Club de Creativos, y como medio oficial: la Revista Anuncios. Ambos colaboradores suman un paquete de ventajas para engrosar el premio que se entregará al equipo ganador.

El acto ha tenido lugar en el Salón de Actos de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Los equipos pasarán por dos rondas. En la primera habrá un jurado compuesto por un representante de cada Universidad, el Presidente de la IAA-Spain, un representante del Club de Creativos, de la Revista Anuncios y del Banco Santander. En la ronda final seguirán los mismos miembros del Jurado excepto los representantes de las universidades.

------------------------------


Artículos publicados en el troblogdita mientras estaba al frente de la IAA-Spain: